Cómo crear colaboraciones 100% efectivas

Con el crecimiento de la economía colaborativa, los coworking y las comunidades, está en auge crear sinergias para impulsar tu empresa apoyado por otros profesionales. Sin embargo, si estas colaboraciones se hacen sin estrategia, a la larga no son productivas. Por esto, cuando me dicen “te propongo una colaboración”, me lo pienso dos veces… porque sin querer, lo asocio a que quieren que haga algo a cambio de nada. Y no me malinterpretes, soy fan número 1 de la colaboración y el trabajo en comunidad… siempre y cuando todos salgan ganando 🙂

Por mi parte, te cuento que antes hacía muchísimas colaboraciones… a todo el que me proponía una le decía que SÍ… pero llegó un momento en el que invertía mucho tiempo, no veía beneficios tangibles y empecé a descuidar las tareas diarias en mi proyecto. Para hacer crecer tu negocio, debes elegir con mucha cabeza las colaboraciones que vayas a hacer, porque a pesar que no estás gastando dinero, estás invirtiendo mucho tiempo y esfuerzo… que es exactamente lo mismo.

El propósito de hacer una colaboración es que ambas partes salgan beneficiadas. Para que puedas crear colaboraciones estratégicas, aquí te dejos unos tips:

1. Identifica si la colaboración es win-win.

Esto quiere decir que evalúes si es provechoso para tu empresa el intercambio o no. Haz una lista de pros y contras, analizando de la cantidad de esfuerzo y tiempo que vas a invertir y valora si obtendrás un beneficio tangible.

Por más ganas que tengas de trabajar con esa persona, porque te cae bien o te da buen feeling, primero piénsatelo con la cabeza fría. Te aconsejo que te hagas estas preguntas antes de cerrar una colaboración:

-¿Qué ganaré de la colaboración? ¿Visibilidad? ¿Tiempo? ¿Dinero? ¿Contactos?
-¿Cuánto tiempo invertiré en la colaboración?
-¿Cómo afecta esta colaboración a mi empresa?
-¿Qué tareas dejaré de hacer para colaborar con esta persona?
-¿Me aportará alegría colaborar con esa persona?
-¿Siento que la experiencia podría será positiva?

Después que hagas este ejercicio, mira tu agenda y verifica que cuentas con tiempo suficiente para dedicarle a la faena… no vaya a ser que te comprometas y luego no puedas asumir la carga laboral.

2. Haz una propuesta económica.

A veces es difícil valorar el tiempo y esfuerzo que invertiremos en una colaboración. Por ello, puedes hacer una propuesta económica con partidas detalladas, tal y como haces con tus cliente y viceversa. Cuando tengan las dos propuestas, podrán contrastarlas y así será más fácil evaluar cómo hacer la colaboración. Si hay mucha diferencia económica entre una y otra, pueden hacer un intercambio monetario por la diferencia y ambas partes quedarán satisfechas. Recuerda, esto es un win win.

3. Firma un acuerdo de colaboración.

Este tema es algo delicado… a muchos les da reparo proponer firmar un acuerdo de colaboración, porque creen que pueden parecer desconfiados y que la otra parte se puede ofender. Sé que este tema es muy sensible, pero hay que tenerlo muy bien atado porque a pesar que no haya intercambio monetario, al fin y al cabo es una relación laboral. Un acuerdo de colaboración es simplemente un documento que sirve para aportar mayor seriedad, con normas previamente pactadas donde se protegen los intereses de ambas partes, se establecen los plazos de entrega y se definen las tareas a realizar.

4. Haz un cronograma.

A pesar que no haya un intercambio económico, es necesario que adquieras el compromiso de hacer el trabajo y que trates a tú colaborador como un cliente. Muchas veces vamos tan a tope, que las colaboraciones las dejamos de último… cuando realmente esa otra persona está haciendo un trabajo por nosotros. Así que cuando ambos cierren el acuerdo de colaboración, también preparen un cronograma para establecer los tiempos y seguimiento del trabajo.

5. Evalúa los resultados obtenidos.

Es vital que midas los resultados obtenidos y la experiencia de colaborar con esa persona (y viceversa), así sabrás si podrás seguir trabajando juntos, recomendarlo entre tus contactos y tenerlo como colaborador recurrente en tu red profesional.

Espero que estos tips te ayuden a que tus colaboraciones sean productivas. Y tú, ¿tienes alguna recomendación? Anímate y compártelas aquí abajo.

Un abrazo,

Andrea.

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.