Cómo tener un elevator pitch de alto impacto

Cuando eres emprendedor, autónomo o estás comenzando tu empresa, una manera sencilla de dar visibilidad a tu marca y hacer más contactos es asistir a networkings. Esta estrategia me ha sido muy útil para ayudarme a tener una red de calidad -de la cual estoy muy orgullosa-, además de pasármelo bomba… Pero no creas que es aparecer en el evento y ¡bum! 30 contactos de golpe… no, no, no, para esto hay que tener buena disposición, tarjetas de visita chulas y un elevator pitch potente para captar la atención de todos.

En éste post me enfocaré a contarte como desde mi experiencia, puedes hacer un pitch que impactante en un networking… pero primero, ¿qué es un elevator pitch?

Un “elevator pitch” o “discurso del ascensor” sirve para presentar tu empresa y dar a conocer la propuesta de valor que te hace destacar de la competencia. Debe tener una duración de 30 segundos a 2 minutos -lo que dura un trayecto en el ascensor-, por lo que debe ser conciso y estructurado. 

A la hora de hacer la ronda de presentación, a menudo muchos comienzan diciendo su profesión, trayectoria profesional, cuentan por qué han comenzado su negocio, qué los ha llevado a emprender, divagan, se exceden del tiempo y no dan un mensaje claro. Soy consciente que a todos nos mola hablar de nosotros mismos y más aún si tenemos que vendernos, pero no olvides que el objetivo primordial del elevator pitch es conseguir la atención de tu interlocutor, que quiera conocer más sobre tu empresa y dejar una puerta abierta para futuras negociaciones. Recuerda, no es una venta que tienes que cerrar en el momento… por lo que no hace falta que te enrolles en detalles, eso déjalo para el “follow up” o seguimiento.

Ahora si, no le doy más vueltas y aquí van los pasos:

1. No vendas motos… vende las prestaciones de la moto.

 El comienzo de tu pitch es fundamental para enganchar a tu audiencia y la mejor vía de hacerlo es enumerando los beneficios que obtienen tus clientes cuando utilizan tu producto/servicio. Recuerda, tienes muy poco tiempo para causar gran impacto, diles el problema que resuelve tu empresa, lo que pueden ganar contigo y haz énfasis en lo que te hace especial, esto será lo que los mantenga interesados en tu discurso.

Así que coge un papel y enumera: 1. El problema que solucionas, 2. Tu propuesta de valor, 3. El beneficio que ofreces y menciona al público objetivo al que te diriges. Ya sé que solucionas muchas cosas, que tienes muchas cualidades y que aportas muchos beneficios… pero enfócate en lo más importante, porque decir lo maravilloso que eres en tan poco tiempo puede ser confuso y contraproducente.

 Por ejemplo, imagina que tienes una gestora y eres asesor tributario para emprendedores y pymes. Si le das la vuelta, podrías decir: Ayudo a emprendedores y pymes a buscar un mayor ahorro fiscal y agilizar sus trámites burocráticos con hacienda… suena más interesante, ¿no te parece?

 2. Nombre y tarjeta de visita.

 Luego de tu súper introducción, inmediatamente menciona el nombre de tu empresa y ofrece tu tarjeta de presentación (si es que no te han pedido una antes). Por experiencia, es mejor darla en este momento porque ya sabe a lo que te dedicas y estará más receptivo. Si la das al comienzo de tu pitch, puede que se distraiga con ella y no preste suficiente atención a lo que tienes que decir.

Recuerda que tus tarjetas de visita deben tener un tamaño cómodo (que quepa en tarjeteros estándar), tener tus datos básicos de contacto: nombre, web, mail, número de teléfono (y redes sociales si las tienes).

3. Frase orientada a la acción.

El «call to action» o llamada a la acción es una frase que debe ser muy atractiva, para impulsar una reunión o contacto comercial futuro. Aquí hago un inciso y es porque muchos creen que ir a un networking es salir a la “caza” de clientes… y más allá de eso, es la posibilidad de ganar visibilidad, buscar posibles sinergias, colaboradores, proveedores, mentores, salir de tu espacio de confort, ver qué se cuece en el mundo profesional y hasta hacer amigos… aunque no lo creas, algunas de mis grandes amigas las he encontrado en eventos de networking ¡así que aprovecha la oportunidad!.

Si quieres asegurarte que habrá un seguimiento posterior y potenciar tu call to action, puedes ofrecer una oferta o promoción limitada que no pueda resistir tu interlocutor.

 4. Emociona.

 Te encanta lo que haces, te has esforzado en tener un buen producto/servicio y crees en el enorme potencial de tu negocio… transmitir esta emoción por tu proyecto mientras haces tu discurso creará interés, confianza y cercanía con tu audiencia.

 Que se note el entusiasmo en tu entonación, lenguaje corporal y tu actitud, esto será lo que marque la diferencia en tu pitch. Tu proyecto es tuyo… así que ¿quién mejor para exponerlo?

 Emociónalos como lo estás tú de tu empresa.

 Espero que encuentres de gran utilidad estos consejos y que en el próximo networking vayas preparado con un elevator pitch impactante.

 Y no olvides, si tienes otros tips, no dudes en dejar tus comentarios 🙂

Un abrazo,

Andrea.

2 Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.